Qué le pasa a tu cuerpo cuando consumís Marihuana

En el siguiente artículo, se explica cómo la marihuana afecta el organismo de aquellas personas que la consumen. Además, se analiza de forma breve el debate sobre la legalización de la misma.


 

¿Qué es la marihuana?
La marihuana es una hierba del genero Cannabis, que crece en diversas partes del mundo, silvestre y en jardines, y se ingiere, generalmente, en forma de cigarrillos o rapé (producto molido que se absorbe por las fosas nasales). Es una de las drogas mas consumidas en todo el mundo.

Efectos inmediatos de la droga
Los toxicómanos, consumidores de la droga, comienzan a sentir los efectos pocos minutos después de haberla consumido. Estos efectos casi inmediatos, son: la euforia e hilaridad, es decir, la expresión del gozo alegría y satisfacción del ánimo, además del aumento del apetito y de la sensibilidad gustativa, sequedad en la boca y a veces nauseas. Con frecuencia se presenta exaltación y alucinación con imágenes vividas, todo esto acompañado de la desorientación en el tiempo y el lugar, y la incoordinación motora.
Si el individuo se encuentra solo a la hora de la consumición, permanece quieto y somnolente, pero si esta acompañado se vuelve inquieto y hablador. 
Como se dijo anteriormente, estos son los efectos que se producen al poco tiempo de haber consumido la marihuana. Pero por otro lado, existen los efectos producidos debido al constante y prolongado uso de la droga.

Efectos tardíos de la marihuana
La marihuana afecta en mayor medida al sistema nervioso, ya que el THC1 se aloja en las neuronas, pero el resto del organismo también sufre las consecuencias del consumo, aunque sea en menor medida.
El THC, cambia la manera en que la información sensorial llega y es procesada por el hipocampo. Además, “la acumulación del mismo en las neuronas entorpece la memoria del cerebro, provoca un gran déficit de memoria a corto plazo, disminuye la capacidad de aprendizaje y de concentración, paranoias y problemas de locomoción”.
Por otro lado, la marihuana, al igual que el tabaco, afecta a los pulmones, por lo que el uso continuo de la misma puede llevar al mal funcionamiento del tejido pulmonar, debido a su destrucción o trauma.
El sistema cardiovascular también se ve afectado frente al consumo de la marihuana, por lo que es muy probable que al fumarla y luego hacer algo causante de estrés físico aumente mucho el riesgo de sobrecarga de este sistema.
Es necesario saber, que aunque la marihuana afecta el organismo de cualquier persona que la consuma, la “intensidad” de los efectos pueden llegar a variar, dependiendo de: la cantidad de droga que se utilice, la frecuencia con la que se lo haga, el peso de la persona, y la edad de la misma.

Debates sobre la legalización de la marihuana
En la actualidad, existe un gran número de personas que consideran que la marihuana debería formar parte del grupo de las drogas legales (tabaco, alcohol, entre otras).
Como en todo debate, existen por lo menos dos posturas al respecto; en primer lugar, están las personas que sostienen que la marihuana es una droga menos perjudicial que el tabaco y que el alcohol, y se basan en esta “hipótesis” para justificar su postura (que la marihuana sí debería ser legalizada). Sostienen ideas como que en realidad no es adictiva, (mientras que está científicamente comprobado que si lo es). Además agregan que la legalización de la droga, permitiría crear nuevas fuentes de trabajo.
Estas personas, coinciden en que la marihuana existe, se consume, y se seguirá consumiendo sea o no legal, por lo que consideran que sería favorable para los consumidores que se legalizara, ya que de esta manera sería “más barata, más fácil de conseguir y no tendrían problemas con la ley”.
Por otro lado, existe un grupo de personas que consideran que la marihuana no debe ser legalizada, porque como es evidente, dicha droga perjudica seriamente el organismo de todo aquel que la consuma.

En conclusión se puede decir que, es innegable el daño que la marihuana produce en el organismo humano al igual que las drogas legales, por lo que considero que la legalización o no de la misma, parece ser más una lucha de intereses económicos entre aquellos que obtienen beneficio de su venta (traficante) y quienes hasta el momento las consumen clandestinamente, atrapados en el círculo, con una engañosa sensación de control. Mientras tanto, las víctimas crecen silenciosamente…

 

Información adicional: